Cuarto día del paro de los transportistas: la crisis del gasoil crece sin señales de que aparezcan soluciones

Hoy se cumple la cuarta jornada del paro nacional de transportistas de carga por tiempo indeterminado, que cuenta con el bloqueo de varias rutas del país, provocando enormes complicaciones para la circulación y el cumplimiento de los compromisos con la comercialización de granos y productos de la canasta básica de alimentos.

En medio del reclamo de los transportistas por un normal abastecimiento de gasoil y a precios similares a los de Capital Federal y una actualización de la tarifa de flete, el conflicto parece que no tendrá una solución inmediata, tras el fracaso de las negociaciones el último miércoles en el ámbito del ministerio de Transporte. A todo esto, ya hay sectores que están advirtiendo sobre los efectos negativos de los cortes de ruta.

En la recorrida que ayer Infobae realizó sobre la Autopista Buenos Aires – Rosario, son cuatro los bloqueos al transito: dos de ellos en ambas manos de la ruta a la altura de Río Tala, y los restantes entre San Nicolás y el empalme con Villa Constitución. La práctica que llevan adelante los transportistas en el lugar es impedir la circulación de camiones entre 40 minutos y una hora, y luego liberar la ruta. Si bien los automovilistas tienen libre circulación lo pueden hacer transitando las banquinas y evitar así las largas filas de camiones que se forman. Toda una situación sumamente peligrosa.

Según la empresa de servicios logísticos Agroentregas, ayer ingresaron 686 camiones a los puertos ubicados a la vera del Paraná en el tramo que va de Rosario hasta Baradero, frente a los 3.273 que se registraron el pasado miércoles

Otro de los principales bloqueos al tránsito se registra en el cruce de las rutas 10 y 11, en las afueras de Rosario, y muy cerca de la zona de los puertos de San Lorenzo, General San Martín y Timbúes. En ese lugar se impide el paso a los camiones que transportan granos, y para el resto se implementa la misma metodología que en los cortes anteriormente mencionados. Ayer la protesta se hizo sector con fuerza en la zona de puertos del Gran Rosario, en momentos donde finalizó la cosecha de soja y resta todavía un largo camino a recorrer en la trilla de maíz.

De acuerdo a los datos proporcionados por la empresa de servicios logísticos Agroentregas, ayer ingresaron 686 camiones a los puertos ubicados a la vera del Paraná en el tramo que va de Rosario hasta Baradero, frente a los 3.273 que se registraron el pasado miércoles. Si se concentra la atención solo en las terminales del Gran Rosario, los camiones que pudieron entrar fueron 409 frente a los 2.879 de ayer, indicó la Bolsa de Comercio local (BCR). En ambos casos, la merma en el ingreso va del 80% al 85%.

Ante los diferentes efectos negativos que genera un corte de ruta, los integrantes de la Asociación Argentina de Logística Empresaria transmitieron su preocupación por los alcances de la protesta, y señalaron en un comunicado que “la situación actual es insostenible. Los cortes de ruta no son la solución sino el agravamiento del problema. Creemos que el Gobierno, las empresas, las cámaras y las asociaciones deben trabajar en conjunto en la resolución del problema”.

La zona de Río Tala, uno de los cortes sobre la Autopista Buenos Aires - Rosario. (Gustavo Gavotti)La zona de Río Tala, uno de los cortes sobre la Autopista Buenos Aires – Rosario. (Gustavo Gavotti)

También expresaron que son conscientes de los problemas que se están registrando en el abastecimiento de combustible, y argumentaron que los mismos son como consecuencia “de una crisis energética mundial causada por la guerra en Europa. Argentina ha venido postergando desde hace décadas el desarrollo del autoabastecimiento energético que ha hecho al país dependiente de la importación de combustible. Hoy más que nunca, se pone de manifiesto esa dependencia y la urgencia en el desarrollo de energías alternativas y en destrabar la construcción del gasoducto de Vaca Muerta”.

En otro de los lugares de epicentro de la protesta, como Tucumán, se alcanzó ayer un acuerdo entre los transportistas y empresarios para que se reanuden las tareas de cosecha de caña de azúcar, a cambio de negociar una nueva tarifa de flete, algo que no sucedió con los sectores de los cítricos y los granos, donde continúa la protesta al costado de las rutas.

En relación a la menciona provincia, mediante una carta dirigida al ministro de Transporte, Alexis Guerrera, la dirigencia de la Federación Argentina de Entidades de Transporte y Logística (Faetyl), pidió “instrumentar y gestionar los medios necesarios para garantizar el libre tránsito y acceso a depósitos, centros logísticos y puntos de consumo masivo de los distintos centros urbanos”. Y también advirtieron: “Nuestra operación logística y de transporte de bienes que realizamos para una diversa cartera de clientes productores se está viendo seriamente afectada y podría derivar en faltantes de productos tanto para la producción de las distintas industrias como para el consumo.

El apoyo de las entidades

En las últimas horas surgieron expresiones de adhesión al reclamo de los transportistas de carga por parte de entidades de productores agropecuarios. El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino, expresó desde su cuenta de Twitter que “compartimos el reclamo que están realizando los transportistas en distintas zonas del país porque. Sin gasoil no podemos seguir. Ellos son quienes transportan todos los días insumos y productos que el campo consume y genera. El gobierno debe asegurar el abastecimiento de los combustibles para que los distintos sectores puedan seguir trabajando”, expresó el dirigente desde su cuenta personal de Twitter.

Además, la Asociación Argentina de Productores Agropecuarios (AAPA) anunció su adhesión al paro de transportistas. En un comunicado, los integrantes de la entidad señalaron: “El espíritu de nuestra Asociación es contribuir al desarrollo de una agricultura sostenible y el mejoramiento del nivel de vida de los productores agropecuarios argentinos y de la sociedad en su conjunto, objetivos absolutamente imposibles de cumplir con esta situación de carencias, falta de certidumbre y descontrol de mercado para los insumos claves de la producción agrícola ganadera”.

El dirigente y productor Raúl Victores ayer en uno de los lugares de protesta de los transportistas. (Gustavo Gavotti)El dirigente y productor Raúl Victores ayer en uno de los lugares de protesta de los transportistas. (Gustavo Gavotti)

En la tarde de ayer, en la manifestación de los transportistas en el distrito bonaerense de Río Tala, estuvo presente en el lugar y acompañando el reclamo, el dirigente y productor Raúl Victores, ex presidente de la Sociedad Rural de San Pedro. En las últimas horas la mencionada entidad junto a otro grupo de rurales del norte de Buenos Aires anunciaron en un documento que acompañan el reclamo de los transportistas para asegurar el abastecimiento de combustible. “El reclamo, que también es el nuestro ya que es imprescindible para producir, nos debe dejar como lección, el actuar sobre los orígenes del problema, antes que remediar las consecuencias”, agregaron.

Por último, el Grupo Independencia señaló que “apoya los trabajadores de esta República que soliciten los insumos básicos para su labor. Una medida ‘simplista’ como subir las tarifas a los transportistas o subir impuestos, haría que se traslade directamente al precio de los alimentos. Las consecuencias de destrozar la matriz energética teniendo gas y petróleo debajo del territorio nacional ha frenado la producción del país generando aun más pobreza”. También los integrantes del espacio adelantaron que se sumarán a la convocatoria que la Mesa de Enlace realizó para el 29 del corriente mes, para definir acciones gremiales, entre otros aspectos.