/

El Presupuesto 2022 en Misiones prevé aumentar un 56% los fondos para la salud

Según pudo saber un medio provincial pedirán alrededor de 225 mil millones de pesos (casi un 50% más que los 152.155.514.000 aprobados por la Cámara de Representantes para este 2021 que se encuentra en plena ejecución).

Aunque la Constitución provincial obliga al Ejecutivo a remitir antes del 31 de julio (artículo 101 inciso 3 de la carta magna misionera), Herrera Ahuad remitiría el texto con su firma entre el martes 27 y el miércoles 28 de julio.

Además del cálculo de recursos y gastos del Ejecutivo, el mencionado monto incluye al Poder Judicial, el Tribunal de Cuentas y la Justicia Electoral (aunque no será un año de comicios como este 2021).

El 70% para áreas sociales

Desde la Gobernación, fuentes consultadas por este Diario mientras se imprimían las decenas de planillas y fojas del proyecto de Presupuesto, aseguraron en el marco político que “se apuntará a la consolidación del crecimiento y desarrollo con una fuerte impronta social y sanitaria”.

En ese marco, se precisó , “la inversión social (educación, salud y desarrollo social) volverá a tener una participación cercana al 70% del presupuesto y, en este rubro, la inversión de gastos corrientes y de capital en el área de salud presentarán un incremento de 56% respecto al presupuesto 2021”.

Para el Gobierno provincial “si se fortalece lo social y sanitario se hace lo propio con la economía para 2022 que se espera que la pandemia no incida como en los años anteriores en el desempeño de los diferentes sectores con actividad en la provincia”.

Anticiparon que en el proyecto se propondrá a los legisladores misioneros que se destinen fondos para el fortalecimiento de cooperativas, el apuntalamiento de programas “Ahora” que dieron un muy buen resultado en el acompañamiento al sector comercial, planes como el “Tractor” que tuvo una alta demanda hacia el Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial (IFAI).

“Es un presupuesto de consolidación y sin estridencias de los que se viene llevando adelante en la gestión provincial”, aseguraron.

Sin endeudamiento

En el mensaje que el titular del Ejecutivo remitirá a los diputados de los diferentes bloques, se destacará que se sostiene la decisión de “no tomar deuda y seguir realizando inversiones con los recursos genuinos de la provincia”.

“Las erogaciones de capital (gastos vinculados a la obra publica en hospitales, escuelas, rutas, comisarias, etc) mantendrá una participación cercana al 30% del presupuesto (como en años anteriores). Lo cual vuelve a destacar la impronta de la provincia que las obras se financian con recursos propios en su mayoría sin recurrir al endeudamiento (como hacen otras provincias)”, explicaron las fuentes consultadas sobre las definiciones que contendrá el texto.

“Se enviará un proyecto con la priorización de políticas vinculadas a programas sociales (salud, educación y desarrollo social), proyectando muchas obras referidas a programas de salud, en un contexto de presupuesto equilibrado sin endeudamientos relevantes”, destacaron en el entorno de Herrera Ahuad.

Anticiparon que -previendo mayores actividades por la flexibilización que se pueda dar a partir de una incidencia menor del COVID-19- se proyectarán más recursos para acciones de deportes y cultura.

Educación, tecnología e innovación como herramientas

El proyecto de Presupuesto 2021 también tendrá una parte dedicada al desarrollo de herramientas tecnológicas y de innovación, donde el Silicon Misiones requerirá de más inversiones.

Se indicó a este Diario que en la premisa de la formación para el trabajo y la apertura de nuevas fuentes laborales “la ‘pata’ fundamental que se necesita es la educación, con tecnología y con innovación. Sólo de la mano de la educación y las nuevas tecnologías, los jóvenes misioneros tendrán trabajo en nuestra provincia en el futuro. Porque la política del misionerismo abre oportunidades constantemente”.

“Y para el futuro las opciones están desplegadas. La educación y la tecnología, apoyadas en la empresa Marandú, en la plataforma Guacurarí de la escuela pública, en la Escuela de Robótica, en la Escuela de Innovación, en el Silicon Misiones que ya está funcionando con algunos cursos, en la Universidad Popular de Misiones”, agregaron.

Contexto económico y las definiciones de la Casa Rosada

En medio de la crisis económica en el país, como ocurre cada año, el proyecto se elabora en base a los tiempos de la Constitución. Luego, hacia fin de año, se conocerán las proyecciones que tendrá la Casa Rosada y las obras que financiará en las provincias mediante planes y programas.

Habitualmente para entonces, es que los diputados misioneros culminan el dictamen que se lleva al recinto para su tratamiento antes de la finalización de las sesiones ordinarias prevista para el último jueves de octubre.

“Hoy, pese a la pandemia, los sectores económicos de Misiones están a pleno. Salvo el turismo, el resto vive un verano económico inédito. El sector agrario misionero y el forestal, que redondea el 60 o 70% del Producto Bruto geográfico de Misiones se encuentra a plena máquina, dando empleo, dando riqueza”, resaltaron en la “Rosadita” misionera respecto al contexto en el cual se elaboró el proyecto de presupuesto provincial.

“El comercial en la ciudad de Posadas viene con doce meses de crecimiento sostenido espectacular. Y hoy es la mayor fuente y creación de trabajo. El sector comercial es un boom”, dijeron.

Estado parlamentario

En el trámite legislativo que tiene año a año el proyecto de Presupuesto de la provincia, se sigue un mismo circuito institucional en la Cámara de Representantes hasta su tratamiento y sanción (que se descuenta por la proporción de representación que tiene el oficialismo).

Una vez ingresado por la Mesa de Entradas de la Presidencia, el mismo se incorpora a la sesión siguiente dentro del Boletín de Asuntos Entrados. Así, formalmente, toma “estado parlamentario” y es girado a la Comisión de Presupuesto.

Si se mantiene el esquema de 2020, habría no menos de 34 reuniones en 18 jornadas de los integrantes de dicha comisión con los ministros, presidentes de empresas del Estado y otras áreas autárquicas del Ejecutivo; la conducción del Judicial y un representante del Legislativo cuyo presupuesto ingresa por separado pero se trata de manera conjunta. Finalizado esto, se emite dictamen y luego se vota en el recinto.

 

Fuente: Primera Edición