/

El turismo celebra las reaperturas

El gobierno nacional extendió hasta el 26 de septiembre el plazo para cargar los comprobantes de compra de servicios turísticos y así acceder al Previaje, el programa que ofrece beneficios para quienes viajen a provincias y ciudades argentinas. A su vez, el gobierno anunció la flexibilización de restricciones ante la baja sostenida de casos en las últimas semanas. En relación al turismo, se autorizaron los viajes de jubilados y jubiladas y de egresados, con protocolos específicos para estas actividades y la apertura gradual de las fronteras.

En diálogo con PáginaI12, diferentes especialistas y entidades del sector dieron su perspectiva sobre la situación y las medidas impulsadas por el gobierno.

“Celebramos los anuncios que son parte de la recuperación del turismo que ya está en marcha. Se abre un presente de oportunidades y un futuro de recuperación”, señaló Gustavo Hani, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT). “El Previaje, la vuelta de viajes grupales y la progresiva apertura de fronteras son impulsos centrales para la actividad en toda la industria turística. La articulación entre el sector público y privado es la mejor forma de generar estas soluciones”, agregó.

Previaje ya movilizó 7 mil millones de pesos en menos de una semana de carga de facturas en su web, con lo cual alcanzó el 70 por ciento de la carga que hubo en todo el PreViaje 2020 (10 mil millones de pesos). Desde el lanzamiento del plan, las grandes agencias registraron subas en sus ventas de entre el 400 y el 500 por ciento, según datos del Ministerio de Turismo. Hasta el momento, la venta de pasajes se cuadruplicó (agosto de 2021 ya está 29 por ciento arriba de agosto de 2019) y la de paquetes turísticos se multiplicó por 5.

Graciela Fresno, presidenta de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra), mencionó que “durante el 2020 la hotelería y la gastronomía han pasado la peor crisis de su historia. Luego la gastronomía comenzó a resurgir y a mejorar muy lentamente, pero la hotelería todavía no se ha recuperado. El Previaje obviamente es un elemento fundamental para reactivar el consumo”. En este sentido, Fresno señaló respecto a las ventas que los destinos vacacionales muestran mayor recuperación que la ocupación hotelera en las ciudades capitales. “Para la normalización de todo el sector necesitamos imperiosamente la apertura de las fronteras, así que recibimos con beneplácito los anuncios que se han hecho en este sentido”, concluyó.

Roberto Amengual, presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT), explicó que “la expectativa es esperanzadora. Era una medida que veníamos esperando, en especial en los destinos que tienen mayor dependencia del turismo internacional. Desde que comenzó la cuarentena, CABA nunca superó el 8 por ciento de ocupación promedio mensual. Para cubrir los costos, un establecimiento hotelero requiere del 45 por ciento promedio sin incluir el alquiler del inmueble. Es por ello que no sólo el turismo internacional sino también el turismo de reuniones y los nuevos aforos para la realización de congresos y convenciones es fundamental para muchos destinos del país. De este modo, se podrá continuar con el proceso de recuperación del sector más golpeado en la pandemia. El turismo internacional en 2019 representaba casi el 55 por ciento del gasto turístico en Argentina. Es decir, sólo con el turismo nacional teníamos un techo del 45 por ciento de recupero. Para que la recuperación se concrete es fundamental tener medidas que perduren en el tiempo y le den certeza a los mercados internacionales. Eso combinado con un tipo de cambio competitivo hacen que Argentina tenga potencial de recupero”.

Por último, el economista y experto argentino en Turismo, Pablo Singerman, brindó su perspectiva sobre el impacto que puede tener en la economía la apertura de las fronteras. “El turismo es una de las actividades económicas más importantes y estratégicas de Argentina y del mundo. El empleo prepandemia del sector turístico era cercano a un millón cien mil argentinos. Además, el turismo llega a economías regionales, cosa que otras actividades económicas no. El impacto en los centros urbanos, pero fundamentalmente en las economías regionales, es crucial”.

Con respecto al salario del sector, el economista mencionó que “el trabajador del sector turístico, tanto hotelero como de agencia de viaje o de transporte, o todo lo que es comercio tiene un ingreso medio superior a otras actividades económicas”. “Durante el 2008 y el 2011, el turismo receptivo (es decir, de extranjeros que llegan a la Argentina) llegó a generar entre 6 y 7 mil millones de dólares de ingreso, con lo cual llegó a estar en tercer lugar en el ranking de ingresos de exportaciones. Llegó a ser superior que la exportación de carne y la exportación automotriz. Actualmente, el turismo del vino argentino es uno de los líderes mundiales en ese segmento, que es el que más impacto está teniendo a nivel mundial. Argentina tiene 14 provincias en las que se da este turismo”, agregó Singerman.

“El impacto económico del turismo en el PBI entre el 7 y el 8 por ciento está explicado por la actividad turística de la Argentina. El secreto está en mejorar los ingresos de los argentinos porque el argentino cuando puede hace turismo interno por argentina. Por lo cual, cuando a las familias argentinas tiene un impacto económico positivo en sus ingresos y el ingreso está por arriba de la inflación viaja mucho. La perspectiva es muy buena en tanto y en cuanto se le genera un ingreso real a las familias argentinas” concluyó Singerman.