Nueva moralidad

Hola, estos días pensaba que compartimos ya varios artículos dominicales y que espero no sea solo un entretenimiento sino una reflexión que nos indague nuestra alma. Estas últimas semanas ha sonado en mí una frase “nueva moralidad”. ¿Cómo practicar la moralidad en una sociedad inmoral? Cuando las costumbres del mundo parecen ser tan fuertes, puede que nos sintamos incapaces de oponernos a ellas, pero eso no es lo que la Ley de Dios nos enseña. Por medio de la obra y el poder Cristo, vos tenés todo lo que necesitas para vivir una vida distinta. Pero si sigues una y otra vez tus propios deseos, en un momento de tentación dejaras de obedecer a Dios.

El momento para detener el pecado no es el momento del acto, sino cuando se tiene el deseo del mismo. La Ley de Dios dice que nuestro viejo yo ha sido crucificado con Cristo, y que debemos considerarnos muertos a los malos deseos (“ Sabemos que nuestro antiguo ser pecaminoso fue crucificado con Cristo para que el pecado perdiera su poder en nuestra vida. Ya no somos esclavos del pecado”. Ro 6.6; “ Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes” Col 3.5). El pecado una vez tuvo dominio sobre nosotros, pero Jesucristo ha roto su poder y nos ha liberado. Ahora tenemos un nuevo yo creado a su imagen (“Vístanse con la nueva naturaleza y se renovarán a medida que aprendan a conocer a su Creador y se parezcan más a él.” Col3.10).

En vez de ceder a los deseos pecaminosos, debemos responder a las tentaciones basándonos en quiénes somos en Cristo. El pecado ya no va con nosotros, porque somos nuevas creaciones con el poder de Dios a nuestra disposición. Eso significa que ahora podemos resistir los malos deseos y tomar decisiones que honren a Dios.

Comienza hoy mismo a reflexionar en esto. Si ya permitiste que Cristo sea tu Señor y Salvador deja que su poder actué en ti, y confía en que Él te protegerá contra pecados futuros. Si todavía no te has entregado a él, nunca es tarde, siempre te espera!!! Puedo ayudarte, un abrazo, saludos.

Lic. Miguel Hundt

Pastor IBC/Pte Consejo Pastoral

Psicologo Social