Requisaron cárceles paraguayas en busca de elementos por el crimen del fiscal

La investigación por el asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci en una isla de Colombia llevó este jueves a requisas en tres cárceles de Paraguay, donde se incautaron teléfonos celulares y una tablet en las que se buscarán pistas del crimen, mientras regresó a Asunción la esposa del funcionario judicial y este viernes habrá una marcha de fiscales en esa ciudad en reclamo de seguridad y del esclarecimiento del caso.

Desde Colombia, en tanto, el jefe de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas, ratificó que la principal hipótesis con la que trabaja la fuerza tiene que ver con algunas de las causas que tenía a cargo Pecci, especializado en crimen organizado y narcotráfico.

“La principal hipótesis que tenemos de la investigación es que el crimen se relaciona con las tareas que llevaba el fiscal”, expresó Vargas.

El jefe policial rescató que la investigación ya tiene muchos elementos, entre imágenes, testimonios e informaciones aportadas por los fiscales de Paraguay.

“Hay avances importantes, pero se maneja con mucha precaución”, explicó y agregó: “Entendemos que muchos de los casos que él tenía eran de la mafia que hay en la Triple Frontera” que comparten Paraguay, Argentina y Brasil.

A nivel local, en tanto, el subcomandante de la Policía paraguaya, Baldomero Jorge, confirmó que se intervinieron los penales de Tacumbú, la Agrupación Especializada y un penal del interior para inspeccionar seis celdas de personas que podrían estar ligadas al homicidio de Pecci, porque están presas por causas que estaban a cargo del asesinado fiscal.

Los diarios bogotanos El Tiempo y El Espectador revelaron que una de las celdas inspeccionadas es la de un colombiano detenido por narcotráfico.

Tras una rápida reunión “altamente técnica” con el entorno cercano de Pecci, relató Jorge, se dispuso el inicio de los actos en busca de pruebas y “ahí fueron surgiendo datos, direcciones de dónde podía provenir esa letal acción”.

Mientras, el fiscal de Asuntos Internacionales, Manuel Doldán, su colega Alicia Sapriza y la esposa de Pecci, la periodista Claudia Aguilera, volvieron este jueves a Asunción.

Todos se retiraron del aeropuerto Silvio Pettirossi sin hablar con la prensa. Se espera para la noche del sábado o madrugada del domingo la llegada del cuerpo de Pecci.

La Fiscalía General del Estado había designado a Doldán y a Sapriza para viajar junto a los comisarios Sergio Insfrán y Pedro Lesme y otros agentes del departamento que investiga al crimen organizado.

La Policía de Colombia ya divulgó el identikit de uno de los sicarios, y hay una recompensa de casi 500.000 dólares para quienes brinden alguna información que ayude a dar con los atacantes.

La agente del Ministerio Público Sapriza especuló con que cuatro a cinco personas estarían detrás del homicidio, aunque aclaró que se trata solo de una presunción suya.

“Me atrevo a decir que entre cuatro a cinco personas, pero es una presunción y prefiero esperar el trabajo de los colegas. Ahí vamos a tener un detalle más pormenorizado”, acotó a una radio asunceña.

“Nuestro trabajo fiscal se centraría desde Paraguay en enviar datos que ellos estarían requiriendo. Tengo mucha esperanza de que todo avance de manera más rápida en los próximos días”, señalo Sapriza.

Para mañana, la Asociación de Agentes Fiscales de Paraguay llamó a una marcha “por la valentía y el coraje” frente a la sede de la Fiscalía General del Estado, y a un acto posterior frente al Panteón Nacional de los Héroes.