En medio de la quita de subsidios, el Gobierno nacional buscará aplicar tarifas de luz diferenciadas por el horario

La administración de Javier Milei estudia implementar la medida en el largo plazo. Intentan que los ciudadanos utilicen dispositivos en horarios de menor demanda de energía.

En medio de la quita de subsidios y los aumentos de tarifas de los servicios, el gobierno de Javier Milei estudia la posibilidad establecer tarifas de luz diferenciadas según el horario en que se consuma la energía. Es decir, una medida similar a la que rige en algunos países de Europa para incentivar a los vecinos a usar aparatos electrónicos de mayor consumo, como el lavarropas, en horarios con menos demanda derivando en un menor costo.

El objetivo sería eficientizar el consumo de energía, reducir los picos de consumo y aprovechar mejor la infraestructura al menor costo posible. El plan sería a mediano y largo plazo ya que requiere una enorme inversión en medidores inteligentes y una adaptación de la red.

El proyecto surge de un informe realizado por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) en el que explicaron que a través de este esquema diferenciado el “usuario paga más o menos por el servicio eléctrico según lo utilice en momentos de mayor o menor exigencia del sistema”.

“Los picos de consumo desafían la estabilidad de la red eléctrica. La infraestructura capaz de soportarlos sin sobresaltos es costosa, y la inversión requerida resulta especialmente onerosa ante la constatación de que, salvo casos excepcionales, dicho soporte despliega su potencial durante períodos diarios cortos”, remarcan en el documento.

Tal vez te interese leer: El Gobierno nacional autorizó más aumentos en la tarifa de la luz, pero todavía no hay información sobre cómo impactará en Misiones

Por esta razón, expusieron que el objetivo final es “reducir la intensidad de los picos posibles” y resaltaron que en algunos países de Europa ya implementaron fijar el precio del kW/h según la franja horaria. En ese sentido, ejemplificaron de la siguiente manera:

  • Es más alto en las horas de mayor consumo: los días laborales de 9 a 14 y de 18 a 22.
  • Es más bajo los días laborales de 00 a 8 y todas las horas de sábados, domingos y feriados.
  • Es intermedio los días laborales de 8 a 10, de 14 a 18 y de 22 a 00.

“La tarifa se convierte entonces en una variable económica que condiciona el consumo, y eventualmente educa al usuario sobre la utilización eficiente de un recurso limitado y con cierta capacidad contaminante pues contribuye a la emisión de dióxido de carbono”, consideraron.

Pero adaptar la red nacional requerirá una gran inversión ya que la gran mayoría de los 15 millones de usuarios domiciliarios conectados tiene instalado un medidor convencional electrónico, que tiene un costo cercano a los 20 dólares, cuando para diferenciar las tarifas según franjas horarias se necesitaría cambiarlos por medidores inteligentes, cuyo costó oscila entre los 80 y 100 dólares.

“El mundo va hacia el medidor inteligente, es algo que pasa en todos los países del ‘primer mundo’. Es una mejora en la calidad del servicio, pero impulsarlo depende de la regulación, para poder incorporar su costo en la tarifa”, explicaron.